Miami – El boom de compras también alcanza a las propiedades (Nota en La Nación)

MIAMI (De nuestra corresponsal).- Es la oportunidad a escala mayor. Así como hay una corriente que llega para llenar valijas, otra -también en aumento- sueña con una inversión en ladrillos que le permita escapar al recalentamiento inmobiliario en nuestro país.

La estadística confirma el dato. «Los argentinos ocupan hoy el tercer lugar entre quienes compran propiedades en esta ciudad», dice Mark Fawndard, de HouseRich Realtors.

El fenómeno se empezó a hacer más fuerte hace un par de años; junto con un tibio reverdecimiento del alicaído mercado inmobiliario local. «En realidad, mucho de lo que se está moviendo se debe al público hispano, con brasileños y venezolanos a la cabeza. Los norteamericanos se animan mucho menos que antes porque aún les dura el susto de la burbuja inmobiliaria», explica.

Una vez más es la comparación de precios la que da la razón. Quienes hacen el cálculo comparan los 3000 dólares el metro cuadrado que pueden pagar por una buena ubicación en Buenos Aires con los 2000 que pagarían en Miami, sobre todo, si se animan con proyectos «en pozo», es decir, por construirse.

«Es un escenario interesante, porque los precios aquí están, todavía, deprimidos, mientras que en Buenos Aires se han recalentado mucho», dicen en la inmobiliaria argentina Escalante, que, como muchas otras del ramo, promociona inversiones en estas latitudes.

Pero la advertencia es que no se trata de una opción simple. «La gente se vuelve loca con los precios, pero eso es sólo una parte del asunto. También están los impuestos anuales por la propiedad, los servicios, las tasas por la operación y luego, alquilar los departamentos no siempre es algo fluido, fácil», previene Fawndard.

Sí es verdad que el escenario parece haberse dado vuelta. «Hace pocos años, el precio del metro cuadrado en las mejores zonas de Buenos Aires o San Pablo rondaba los 2500 dólares, pero hoy no baja de los 4000. La situación que se dio en Miami es exactamente la inversa: si hace tres años estábamos en 4000 dólares, hoy estamos en 2500», apuntó.

Buena parte de la venta se apoya en emprendimientos por desarrollarse; esto es, departamentos en vías de ser construidos. Es en ese rubro donde se consiguen las mejores diferencias de precio, pero donde también se suma la incertidumbre por los 18 o 24 meses que transcurren hasta que la obra está lista.

Pero aun con todas las dudas y miedos, ya se empieza a identificar a los argentinos como posibles clientes de un mercado que está renaciendo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *